Memorias.

Cual elefantes caminamos pesados sin soltar lastre