LA MATRIARCA

Le temblaban las manos
al sujetar el bastón
sus piernas eran alambres
que se doblaban con el peso de la vida
decidió no dar un paso más
pues la senda ya solo le ofrecía vistas
un paisaje de lo andado
su camino ya sólo estaba en su cabeza
el trayecto del corazón a la memoria

La sonrisa ofrecida a los nietos
que la dan frescura y aun quieren saber
la mirada amarga con destellos de tristeza
queda para los hijos
aquellos que la conocieron joven
y la vieron marchitarse
las lágrimas las guarda
para los momentos de silencio
en los que sus dedos acarician
las viejas fotos del álbum familiar

A veces se va lejos a cambiar la historia
habla de un mundo que solo ella ve
que alguna vez sintió
trajes de muselina de colores brillantes
bailes de salón que nunca terminan
si el dolor vuelve, regresa
a ratos está en este tiempo
dando consejos de experiencia
torciendo el morro ante la realidad
a sus horas come, a deshoras duerme
sigue siendo ella misma
aunque ese ella haya cambiado.

Su presente pasa rápido
como las imágenes en el televisor
los días ya no son ni rutina
el pasado cada vez está más cercano
el futuro no lo quiere conocer
la voz firme se volvió aniñada
demandando los besos
para los que no fue educada
su fortaleza se enroscó en el miedo
quiere irse pero no sabe a dónde.

6 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s