Con otra mirada.

De adulto los problemas nos superan, son grandes marañas en las que nos enredamos sin encontrar el hilo que nos saque del contratiempo. De niños jugamos a destramar las dificultades, miramos los problemas con otra mirada, los convertimos en acertijos a resolver que nos hacen avanzar hacia adelante.

De mayores perdemos esa perspectiva, dudamos, nos enredamos, nos metemos en embolados uno tras otro, nos estancamos como si no hubiera ruta de escape, como si ya no hubiera camino por donde seguir la aventura. Nos olvidamos de nuestro objetivo principal.

Un problema solo es un acertijo a resolver. Volvamos a jugar, averigüemos el enigma para poder continuar, buscar la solución, crecer, aprender y seguir evolucionando hasta el final de la partida.

2 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s