De Leones y Gacelas

Era una calurosa tarde en la sabana y el león se acercó al lago por necesidad, no porque tuviera sed, sino más bien hambre. Allí, en el lago, se habían juntado un rebaño de animales para beber. Había cebras, ñues, alguna hiena y una familia de gacelas.

Todos bebían desprevenidos, el instinto les había llevado allí, empujados por el sofocante calor. El mismo instinto que había llevado al león a acercarse y aprovechar el momento para cazar, con todos los animales distraídos saciando su necesidad de agua. La naturaleza, con toda su sabiduría, reunía a sus presas en un mismo lugar para alimentarle.

Se aproximó agazapado entre las hierbas, reduciendo la distancia con su comida, y, cuando estuvo cerca, salió corriendo esgrimiendo sus afilados colmillos quizá con demasiado ímpetu.

Los animales sintieron el miedo cuando se acercaba y corrieron asustados. Todos huyeron, alejándose del peligro en la primera dirección que encontraron. Las cebras, los ñues, las gacelas, incluso la hiena, todos buscaron sobrevivir menos uno. Una gacela se quedó junto al agua, inmóvil, mirando al depredador fijamente a los ojos.

Al ver aquella reacción el león se paró en seco. Observó fijamente a la joven gacela, intentando comprender. Siempre que él se acercaba a una presa, ella salía corriendo asustada, siguiendo su instinto de supervivencia. Él corría detrás y finalmente la terminaba cazando. Pero esta vez no sucedía así, ¿por qué no huía?

En lugar de eso, estaba allí parada, mirándole fijamente a los ojos, como hacían el resto de leones. ¿Significaba eso que no era una gacela? Tal vez fuera un león… El desconcierto se iba apoderando del animal, apagando su instinto de cazador. Husmeó el aire, pero no olió miedo, no reconocía a la presa. Desconcertado, dio media vuelta y se alejó entre las hierbas.

Así fue como aquella joven gacela, tal vez por valentía o quizá por ignorancia, se libró de ser cazada una tarde en la sabana.

Basado en un vídeo real de National Geographic.

Anuncios

10 Comments

    1. Oh, muchisisímas gracias! Somos dos los que escribimos, pareja 😀
      Lo realmente increíble fue verlo en la realidad, en National Geographic, toda una lección de cómo funciona el miedo en la naturaleza. La pena es que no conseguimos encontrar el vídeo… Mil gracias por comentar, nos leemos!!

      Me gusta

      1. Hubiera quedado la mar de bien con el vídeo pero creo que la imaginación juega un papel importante. Ahora todo es al momento. (O con dibujos)

        No sabía que erais dos. Pues un feliz jueves por partida doble jeje!

        Le gusta a 1 persona

      2. Gran idea lo de los dibujos. Nos gustaría poder contar con un ilustrador para publicar cuentos y relatos, si conoces alguno, se admiten sugerencias 😀
        Feliz jueves desde Gijón para ti también!!

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s