NI UNA PALABRA MÁS. SILENCIO

Después de tanto tiempo,
los gritos se vuelven silencio
no hay espacio en mi cabeza
para guardar más insultos.

La repetición de tus palabras
en forma de dardo envenenado,
llegan huecas y vacías
a mis oídos cerrados.

He bajado el volumen de tu voz
y solo oigo mi respiración
constante y tranquila.

Ningún sonido de tu boca
cala ya en mi interior,
nada de lo que digas se queda.

A tu lado, solo me envuelve
el silencio
que me susurra y recuerda
el valor que tengo
que hace falta
para girarme y darte la espalda.

Anuncios

6 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s